top of page

LAS MADRES DE LA PLAZA DE MAYO

Foto: Alessia Ramponi

La Plaza de Mayo, ubicada en el corazón de Buenos Aires, se erige como un símbolo emblemático de Argentina, testigo de eventos cruciales en la vida política, social y cultural del país. Este icónico espacio es reconocido como el punto de encuentro del movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo, quienes se congregan desde 1977 para exigir información y justicia por sus familiares desaparecidos durante la dictadura militar. La Plaza de Mayo se destaca no solo por su relevancia histórica, sino también por su papel central en la defensa de los derechos humanos y la preservación de la memoria colectiva en Argentina.


Durante la dictadura militar en Argentina (1976-1983), liderada inicialmente por Jorge Rafael Videla, el país vivió un período de represión sin precedentes. El gobierno militar implementó medidas autoritarias destinadas a eliminar cualquier forma de oposición y mantener un control absoluto sobre la sociedad. Una de las políticas más destacadas fue la desaparición forzada, destinada a infundir terror y eliminar a aquellos considerados una amenaza para el régimen, especialmente activistas políticos, estudiantes e intelectuales.Estas personas eran llevadas a centros clandestinos de detención donde eran torturadas y, en muchos casos, asesinadas sin dejar rastro. Se estima que más de 30,000 personas fueron víctimas de desaparición forzada. Entre los desaparecidos, muchos eran padres cuyos hijos fueron separados de sus familias y dados ilegalmente en adopción a familias afines al régimen militar, con el objetivo de ocultar su verdadera identidad.


La práctica de la desaparición forzada tuvo un profundo impacto en la población, generando un clima de terror y angustia generalizada. Estas acciones opresivas del gobierno militar desencadenaron una ola de protestas y resistencia en la sociedad argentina. Los familiares de los desaparecidos, en su mayoría madres de los desaparecidos, comenzaron a reunirse en la Plaza de Mayo en Buenos Aires para exigir información sobre el paradero de sus hijos y denunciar los crímenes de la dictadura. En este contexto de dolor y lucha por la justicia, en 1977 surgió el movimiento de las Madres de la Plaza de Mayo, quienes desde entonces se reúnen todos los jueves en esta emblemática plaza, portando pañuelos blancos como símbolo de la búsqueda incansable de sus hijos.


Las Madres de la Plaza de Mayo continúan siendo un poderoso símbolo de resistencia y lucha por los derechos humanos en Argentina. Su perseverante lucha por encontrar a sus seres queridos inspiró la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos, un archivo público de material genético de familiares de personas secuestradas y desaparecidas durante la dictadura militar en Argentina. Hasta la fecha, las personas que tengan dudas acerca de su identidad pueden realizar un examen para identificar vínculos biológicos entre personas que sospechan ser hijos de desaparecidos durante ese periodo histórico. Su inquebrantable compromiso con la memoria colectiva ha dejado una huella indeleble en la conciencia nacional e internacional.

82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page