top of page

CHIPRE: LA ISLA DIVIDIDA


Foto: Alessia Ramponi

La isla de Chipre, ubicada en el mar Mediterráneo, está políticamente dividida desde 1974. El conflicto se remonta a 1960, cuando se independizó de Gran Bretaña y estableció un sistema de poder compartido entre la mayoría greco-chipriota y la minoría turco-chipriota. Sin embargo, el sistema se vio socavado por los desacuerdos y las tensiones derivaron en un conflicto armado. En 1974, Turquía invadió la isla y su intervención militar provocó la división de la isla en dos zonas separadas. La parte norte de Chipre está controlada por la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), un gobierno separatista turco-chipriota no reconocido, mientras que la parte sur de la isla es controlada por el gobierno de la República de Chipre y es reconocida por la comunidad internacional. La división de Chipre es uno de los conflictos más longevos de Europa y continúa profundizando la división entre las comunidades cuya memoria colectiva permanece marcada por la desconfianza.


La isla de Chipre está separada por la Línea Verde, una línea de demarcación que separa la parte norte, controlada por las fuerzas militares turcas, de la parte sur, controlada por el gobierno de Chipre. La Línea Verde se estableció en 1974 después de la invasión turca y es una de las líneas de división más antiguas de Europa. Esta línea atraviesa la isla de este a oeste y divide la ciudad de Nicosia en dos partes. Nicosia es la única capital europea que se encuentra dividida y en donde es necesario contar con un pasaporte o identificación oficial para cruzarla. Actualmente, la Línea Verde está vigilada por las fuerzas de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas quienes mantienen la zona desmilitarizada y actúan como intermediarios entre las dos partes para reducir las tensiones.


La división ha generado dos zonas separadas en términos políticos, sociales y económicos. En la parte sur de la isla, el idioma oficial es el griego y su moneda es el Euro. La población tiene acceso a una economía fuerte debido en parte por el turismo y los programas de la Unión Europea destinados a aportar al desarrollo económico del país. Sin embargo, la situación es más complicada en la RTNC, donde el idioma oficial es el turco y se utiliza la lira turca, ya que la comunidad internacional considera el norte de Chipre como una región ocupada de manera ilícita por Turquía. El norte enfrenta una serie de restricciones económicas y políticas debido a su falta de reconocimiento internacional. Estas limitan su capacidad de participar en la toma de decisiones globales y fortalecer su economía, la cual depende principalmente del apoyo financiero de Turquía. Además, en esta parte de la isla la población tiende a experimentar restricciones de movilidad, libertades políticas y derechos humanos.


Más allá de la división política, la Línea Verde afecta la manera en la que las comunidades greco-chipriotas y turco-chipriotas interactúan entre sí. Como en cualquier separación, las barreras generan una sensación de ruptura y desconexión que limitan la capacidad de las comunidades para colaborar en asuntos comunes. A causa de la polarización y desconfianza, con el tiempo se desarrollaron dos narrativas distintas sobre los hechos históricos que a su vez dificultan el establecimiento de un diálogo constructivo para reducir la brecha entre las dos comunidades y contribuir a una solución pacífica. Pese a los esfuerzos de la comunidad internacional y las partes involucradas, la situación es compleja y complicada de resolver. La división de la isla continúa generando incertidumbre y abona al abandono de los esfuerzos de fomentar cualquier intento de reconciliación. La falta de consenso y y confianza entre las comunidades amenazan con perpetuar la complicada coexistencia entre estos dos grupos históricamente enfrentados por el control político de la isla.

168 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


bottom of page