Si te gusta mi trabajo,  ahora puedes invitarme a un café si te gustaría apoyarme con mi misión de seguir compartiendo historias y fotografías de regiones únicas en el mundo. Mi objetivo es inspirar a más personas a experimentar nuevas culturas, crear conciencia en un contexto multicultural y aprender sobre la migración y los derechos humanos.
Buscar
  • Alessia Ramponi

PAPÚA OCCIDENTAL: EL GENOCIDIO SILENCIOSO

Actualizado: jun 6



Aunque la mayoría de las personas ubica la isla que está arriba de Australia, pocas saben que se llama Nueva Guinea. Esta isla está dividida en dos países, del lado derecho está Papúa Nueva Guinea y del lado izquierdo Papúa Occidental que pertenece a Indonesia. Papúa Occidental cuenta con un largo historial de represión y su situación nunca ha sido fácil. Entre 1949 y 1963 fue colonia holandesa y posteriormente fue cedida a Indonesia a pesar de sus diferencias étnicas, culturales y religiosas. Desde ese entonces, totalmente ajena a su nuevo país, ha sido escenario de una lucha incansable por su independencia.

La respuesta de Indonesia a las proclamas independentistas ha sido brutal. El ejército reprimió a los rebeldes y llevó a cabo una matanza masiva. Los principales líderes del movimiento independentista, conocido como Papúa Libre, fueron asesinados o se encuentran exiliados. No existe una cifra oficial de las personas que han muerto en el conflicto, pero las ejecuciones, casos de tortura y violaciones de derechos humanos forman parte de la vida diaria de los habitantes de Papúa Occidental. Indonesia teme perder el control de la isla ya que muchas otras podrán seguir su ejemplo. Este temor es comprensible si se toma en cuenta que Indonesia es un país compuesto por aproximadamente 17 mil islas y muchas de ellas, como el caso de Papúa Occidental, culturalmente diferentes.

Indonesia mantiene la zona militarizada, se dedica a destruir las costumbres locales y a imponer su idioma y cultura. Durante los últimos años, el gobierno se ha dedicado a poblar la zona de indonesios y prohibir los ritos locales. De esta manera, los indonesios controlan la economía y los principales puestos políticos. Esto se conoce como programa indonesio de transmigración el cual tiene el objetivo de trasladar población de las islas centrales de Indonesia hacia islas exteriores menos pobladas y menos desarrolladas. Claramente el gobierno busca cambiar la composición étnica y cultural de la región.

Indonesia no tiene intención de desprenderse de esta provincia e incluso cuenta con el apoyo de poderosos aliados internacionales, así como de corporaciones mineras que se han aprovechado de la situación. La compañía estadounidense Freeport-McMoRan explota en Papúa Occidental la mina de oro más grande del mundo y la tercera más grande de cobre. Estas compañías proporcionan grandes cantidades de dinero al gobierno de Indonesia para capacitar a su ejército y mantener un mayor control sobre la región. Asimismo, la isla cuenta con una gran variedad de maderas e importantes reservas de gas natural.

En marzo de este año viajé a Papúa Occidental y conocí un poco más acerca de la situación política y social. Desde mi llegada a la isla fui vigilada activamente por militares indonesios y obligada a firmar documentos que me prohibían hablar del tema de independencia con gente local. Como es de esperarse, la comunidad internacional apoya la soberanía de Indonesia sobre Papúa Occidental. Sin embargo, líderes internacionales le han dado voz a un conflicto que Indonesia trata de esconder a toda costa. Lo único que no puede evitar el gobierno de Indonesia es que el conflicto y violaciones de derechos humanos sean conocidos cada vez por más personas alrededor de todo el mundo.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo