NAYIBU BUKELE: LA ESPERANZA DE EL SALVADOR

Nayib Bukele, el  nuevo presidente de El Salvador ha acabado con más de 30 años de bipartidismo. Con solo 37 años, se ha convertido en el presidente más joven del país y en el segundo de origen palestino-salvadoreño. Bukele inició su vida política en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), un partido político de izquierda y la principal fuerza política de oposición entre 1992 y 2009. En 2017 fue expulsado del FMLN por promover la división del partido al criticar algunas de sus políticas y en ese mismo año anunció la conformación de “Nuevas Ideas”, un movimiento que buscaba ser un partido político para aspirar a la presidencia en 2019. Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no terminó el proceso a tiempo para avalar el nuevo partido. En julio del 2018 anunció que participaría por la presidencia con el partido GANA (Gran Alianza por la Unidad Nacional) debido a que fue víctima del sistema y procedería a demandar internacionalmente al TSE. Finalmente, en agosto del 2018, el TSE procedió a constituir a “Nuevas Ideas” como partido político. EL 2 de febrero del 2019 fue electo presidente de El Salvador con más del 53% de los votos obtenidos.

El pueblo salvadoreño está cansado de la situación de inseguridad del país y del sistema político tradicional por lo que Bukele surge como una esperanza para cambiar el rumbo del país hacia un futuro mejor. Bukele se presenta a sí mismo como un candidato sin ideología que combate la corrupción de los partidos que dominaron la política del país desde finales de los años 80. Entre sus propuestas destaca la inversión en programas para la juventud, creación de empleos y combate a la corrupción. A poco tiempo de haber tomado las riendas de El Salvador, Nayib Bukele es visto como el mandatario mejor evaluado del continente americano y del mundo, con un 71% de aprobación, según el ranking de Consulta Mitofsky. Esto es una prueba más de las altas las expectativas que la comunidad internacional y el pueblo salvadoreño tienen  del  nuevo  mandatario.

En lo que va de su mandato, Bukele ha ganado notoriedad por utilizar la red social Twitter. A través de órdenes escritas en mensajes públicos en Twitter, disolvió secretarías, eliminó aproximadamente 600 plazas de gobierno y despidió al menos 30 funcionarios vinculados a la anterior administración. Como resultado, se espera un ahorro de 15 millones de dólares en salarios.  Es claro que el presidente usa esta táctica para captar la atención en su cuenta de Twitter, pero debemos analizar realmente cuáles con las acciones que verdaderamente están llevando a cabo combatir los principales desafíos que enfrenta como líder. Es importante mencionar que solo el 10.7% de la población mayor de 18 año tiene una cuenta de usuario en esta red social en El Salvador, según la encuestadora LPG Datos.

Con la llegada de Bukele cambió la realidad política del país y se abre una nueva era con promesas de cambios sustanciales en diferentes ámbitos. Sin embargo, no debemos olvidar que El Salvador es uno de los países más complejos y violentos de la región. Con una de las tasas de crecimiento económico más bajas de América Latina, mejorar la situación de los salvadoreños y fomentar el empleo son dos de los desafíos del gobierno de Bukele para frenar la migración a otros países. Además de la migración, uno de los mayores problemas que enfrenta el país es el reclutamiento de jóvenes por pandillas. Se estima que en El Salvador, un país de poco más de seis millones de habitantes, hay entre 30 mil y 60 mil pandilleros. Actualmente el país tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo. Por otra parte, otro gran desafío será superar la resistencia de la Asamblea Legislativa a sus iniciativas ya que está dominada por la oposición. El diálogo y la conformación de alianzas serán fundamentales para llevar a cabo sus proyectos. Con el tiempo comprobaremos realmente si las estrategias tomadas, más allá de sus mensajes en redes sociales, fueron las correctas para solucionar los principales retos que enfrenta el país.

  • White Instagram Icon

Alessia Ramponi © 2020