¿QUIÉNES SON LOS HAZARA Y POR QUÉ HUYEN?

Son muchos los pueblos olvidados alrededor del mundo. Uno de ellos son los hazara, un pueblo étnico de ancestros turcos y mongoles que reside en la región central de Afganistán. Este grupo es un ejemplo de los contrastes étnicos y religiosos dentro del mundo musulmán. Los hazara son musulmanes que pertenecen a la rama chiita en un país predominantemente sunita. A pesar de ser una de las minorías étnicas más numerosas en Afganistán, los hazara arrastran una historia de opresión, desplazamiento y discriminación por parte del Estados Islámico, los Talibanes y otros movimientos radicales sunitas.

Los hazara son tratados como ciudadanos de segunda, es decir que son sistemáticamente discriminados dentro de su Estado, a pesar de contar con el reconocimiento y los derechos que formalmente les otorga su gobierno. En la práctica, sus derechos legales son limitados, así como los derechos civiles y la oportunidad de desarrollarse laboralmente. El gobierno afgano les prohíbe tener sus propios negocios y les niega el acceso a ciertos cargos de gobierno o universidades. Incluso se han registrado casos de esclavitud. Debido a las décadas de guerra en el país y los constantes ataques en su contra, una gran cantidad de miembros de su comunidad se han visto obligados a abandonar sus hogares para buscar un lugar seguro donde vivir.

En los últimos años, Indonesia se ha posicionado como un país de tránsito para los refugiados que buscan llegar a Australia como destino final. Al menos la mitad de los solicitantes de refugio en Indonesia son afganos y la mayoría pertenece a la etnia hazara. Sin embargo, dadas las políticas restrictivas de migración australianas, quedan varados en Indonesia donde no tienen más remedio que pedir refugio e intentar integrarse a la comunidad local. Como cualquier refugiado, los hazara enfrentan muchas dificultades, pero debido a su religión, son particularmente vulnerables. Indonesia es un país musulmán predominante sunní, mientras que los hazara son rechazados por pertenecer a la rama chiita.

Los refugiados y solicitantes de asilo que residen en Indonesia tienen pocas opciones, ser devueltos a sus países de origen o ser trasladados a terceros países para su integración. En realidad, implementar estas opciones no es sencillo. Aunque el Derecho Internacional no obliga a los Estados a otorgar el refugio, deben respetar el principio de no devolución que establece que ningún solicitante deberá ser regresado a su país de origen si su libertad o vida se encuentran amenazadas debido a motivos de raza, religión, pertenencia a cierto grupo social u opinión política. A pesar de no haber ratificado la Convención sobre el Estatuto de Refugiados de 1951, Indonesia suele respetar este principio de no devolución y tradicionalmente ha ofrecido refugio temporal a los solicitantes. En este contexto, es importante mencionar que Indonesia carece de un mecanismo legal y comprehensivo de política de protección de refugiados. Además, la ley que gobierna sobre el estatus legal de los inmigrantes no menciona el estatus de los refugiados.

En la mayoría de los casos, las personas refugiadas viven en condiciones de hacinamiento sin acceso a servicios de salud básicos. Por ende, organismos internacionales instan a los gobiernos que reciben refugiados hazara a proporcionar seguridad efectiva, atención médica y alimentos. Asimismo, es fundamental acelerar las solicitudes de refugio, asignar de manera eficiente los recursos de las operaciones y, sobre todo, acatar las normas internacionales de protección a refugiados. De esta manera, se garantizará que ninguna de estas personas sea devuelta a las situaciones donde su vida peligra. Lamentablemente las perspectivas para los hazara no presentan un panorama positivo ya que siguen siendo víctimas de políticas de rechazo ante una comunidad internacional que los tiene en el olvido.

  • White Instagram Icon

Alessia Ramponi © 2020