AUGE DEL NACIONALISMO HINDÚ

India es un país con una cultura milenaria. Con el paso del tiempo, ha ganado fama mundial por ser la cuna del hinduismo y del yoga. Gente de diversos rincones del mundo sueña con conocer su gastronomía, arquitectura y cultura. Sin embargo, la fama que se ha creado no muestra la ola de violencia e intolerancia que atraviesa el país como consecuencia del nacionalismo hindú. El actual Primer Ministro, Naredra Modi, pertenece al partido político Bharatiya Janata Party (BJP). El BJP es un partido nacionalista hindú cuyo discurso ha mezclado de forma consistente la unidad india basada en su elemento hindú y el rechazo a las minorías como musulmanes o cristianos.

El BJP defiende la aplicación del modo de vida hindú. La palabra hindú no es lo mismo que indio, a pesar de que muchas veces estas dos palabras se confunden. El término hindú designa a los seguidores del hinduismo, la religión politeísta originaria de India. Por otro lado, la palabra indio define a los nacidos en India independientemente de su religión. Por consiguiente, el nacionalismo indio es un nacionalismo secular, mientras que el nacionalismo hindú, que busca la reivindicación de lo hindú como propio, es de corte religioso. Este último ha buscado consolidar la identidad nacional evocando a un enemigo externo, generalmente encarnado en la figura del musulmán.

Líderes políticos han destacado por articular campañas de polarización entre las comunidades. Por ejemplo, el político Sakshi Maharaj instó a las mujeres hindúes a tener cuatro hijos para proteger su religión al tiempo que advirtió que pronto la matanza de las vacas sería penada. En este contexto, es importante destacar que el culto sagrado a las vacas es uno de los principios del hinduismo. Por otro lado, el funcionario Yogi Adityanath pidió que los lugares de culto musulmanes incluyeran deidades hindúes y exigió que India, un país secular, sea declarada hindú. Asimismo, el BJP ha promulgado leyes y normas que afectan los contenidos de la enseñanza pública. En los libros de texto prevalece una visión de la historia que resalta el legado hindú y minimiza las aportaciones de las otras religiones.

Los años que van del gobierno de Narendra Modi desde que se convirtió en Primer Ministro en 2014 se caracterizan por el incremento de la violencia e intolerancia en contra de las minorías. El nacionalismo hindú, promovido por los principales líderes, ha fomentado una sensación de impunidad entre los extremistas y se ha convertido en un arma política. Las declaraciones y omisiones de los funcionarios de gobierno han expuesto a gente ordinaria al riesgo de ser víctima de discriminación, hostilidad y violencia. Tanto musulmanes como cristianos se han visto forzados a dejar su lugar de origen debido a la discriminación y violencia que sufren. A pesar de que muchas personas tienen en mente una imagen pacífica de India, la realidad política y social actual muestra todo lo contrario.

  • White Instagram Icon

Alessia Ramponi © 2020