AFROMEXICANOS: EL PUEBLO INVISIBILIZADO

Para entender el contexto social mexicano debemos conocer los momentos históricos más emblemáticos por los que ha pasado su población. Muchos desconocen la historia de la llegada de los esclavos de origen africano a México. A diferencia del indígena, el negro tuvo mayores dificultades para encontrar los medios para conservar su cultura y su proceso de inserción tuvo una tendencia a la invisibilización. El término afromexicano es utilizado para identificar a los mexicanos de ascendencia africana y sus comunidades se concentran principalmente en los estados de Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Michoacán. Actualmente los afromexicanos son uno de los pueblos más olvidados por la sociedad y el gobierno.

Aunque el país que se caracteriza por su rica diversidad cultural, también destaca por sus enormes desigualdades sociales. El rechazo y el asilamiento son una constante en la historia de los afromexicanos. Los afromexicanos son víctimas de trato indigno y desigualdad de oportunidades debido, en una gran mayoría de las veces, a su tono de piel. Hasta la fecha, el reconocimiento de la población negra en nuestro país es casi nula y se tiende a pensar que son extranjeros por lo que no se les reconoce plenamente como mexicanos. Esto ha impedido que ejerzan plenamente sus derechos y no se les tome en cuenta en la elaboración de políticas públicas que les afectan directamente.

Las personas afromexicanas forman parte de un grupo históricamente invisibilizado. Por ende, si no se ven, tampoco se pueden contar. No fue hasta el 2015 que se realizó el primer censo que tomó en cuenta a las comunidades afromexicanas. Este censo fue uno de los primeros intentos por visibilizar a la población afrodescendiente y conocer su situación económica y social. Debido a ello, sabemos que las personas que se identifican como afromexicanas representan el 1.16% de la población nacional. No obstante, es importante mencionar que no se registran los casos de las personas que niegan su identidad como afromexicanas por lo que este porcentaje podría ser más alto.

 

Este es un pequeño avance en el desarrollo de políticas en favor de los derechos de los afromexicanos ya que el primer paso es reconocer que existen. Además, estas iniciativas han impulsado la lucha por su reconocimiento constitucional. El artículo 2° de la Constitución Mexicana resalta la composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas. En este sentido, el artículo excluye a los afromexicanos porque, a pesar una minoría, no hablan estrictamente una lengua indígena y sus rasgos culturales y raciales difieren. Como consecuencia, son excluidos de programas y apoyos para preservar su identidad.

Por ende, es necesario exigir un mayor reconocimiento de las comunidades afromexicanas por parte del gobierno tanto federal como estatal. Pese a los avances en torno a los derechos de las personas afromexicanas, es necesario que se reconozca explícitamente como sujeto colectivo de derecho a los pueblos afromexicanos, así como sus formas de organización política, cultural y social. Por otra parte, es importante lograr el reconocimiento de la población afromexicana en la legislación de cada estado, incluidas las regulaciones en torno a la discriminación.

Se debe reconocer la diversidad cultural que conforma nuestro país y a la vez mitigar las desigualdades sociales, el racismo y la discriminación que permean la estructura social. Es importante la creación de instituciones y programas particulares de atención a comunidades afromexicanas, así como la instrumentación de mecanismos que les permitan participar en la toma de decisiones. Además, es esencial implementar medidas para la reivindicación de sus prácticas y expresiones culturales con el fin de preservar su cultura e identidad. De esta manera, se avanzará en la lucha por visibilizar a los afromexicanos como parte integral de la sociedad mexicana y asegurar que ejerzan sus derechos civiles y políticos, así como sus derechos económicos, sociales y culturales.

  • White Instagram Icon

Alessia Ramponi © 2020